domingo, 22 de febrero de 2015

Espirales de pasta con Frutos secos al aroma de ajo

Siguiendo con mi propósito de preparar la pasta de forma diferente... hoy propongo espirales de pasta con una salsa de frutos secos con aroma de ajo.

Los frutos secos son una buena fuente de antioxidantes, además de dar a los platos un toque especial e imprevisible. En esta receta son parte fundamental de la salsa y contribuyen, junto al ajo y el toque de laurel, a hacer de esta receta una delicia para el paladar.

Espirales de pasta con Frutos Secos al aroma de ajo
Consejo de salud: Grasas para proteger el corazón. Los frutos secos son ricos en las denominadas grasas mono y poliinsaturadas, las cuales contribuyen a disminuir el colesterol y los triglicéridos en sangre.

Vamos a ver los ingredientes necesarios:

Ingredientes

- 400 gr de espirales de pasta
- 150 gr de frutos secos al gusto (almendras, avellanas, cacahuetes...)
Yo usé 40 gr de avellanas, 40 gr de almendras, 20 gr de anacardos y 40 gr de cacahuetes.
- 2 dientes de ajo
- 100 ml de aceite de oliva
- 1 hoja de laurel
- Pimienta blanca
- Sal

 

¡Empezamos!

1 Empezaremos pesando los frutos secos, pelándolos y triturándolos. Yo usé el accesorio que viene con la batidora para picar, la verdad es que es una maravilla.
En caso de no tenerlo, podemos hacerlo con el mortero y mucha paciencia, pero sale igual.


2 Una vez hayamos triturado todos los frutos secos elegidos, debería quedar así:


3 Bien, dejadlos en un bol.

4 Ahora poned una sartén al fuego con los 100 ml de aceite y el fuego medio-bajo (de 6 puntos, yo lo puse al 3). Mientras también podéis ir poniendo la olla con agua, sal y la hoja de laurel para cocer la pasta.

5 Mientras el aceite en la sartén y el agua en la olla se van calentando, empieza a laminar los dientes de ajo. Yo usé más de 2 dientes, usé 4 porque me gusta mucho el sabor y porque hice bastante cantidad, pero eso ya depende de los gustos de cada uno.

6 Cuando el aceite ya esté caliente, añade el ajo.


Truco: Cuando sofrías los ajos puedes añadir unos daditos de tomate. Obtendrás una mezcla mucho más colorida y sabrosa.

7 Cuando el ajo esté bien doradito (sin estar quemado) debes añadir los frutos secos para terminar de dorar la mezcla.

8 El agua ya debe estar a punto de ebullición, puedes añadir la pasta. Cuando la pasta ya esté al dente, escúrrela bien.

9 Siguiendo con la salsa de frutos secos, no dejes de removerla bien ya que puede pegarse y quemarse y habría que empezar de nuevo. Cuando la salsa adquiera un ligero color dorado, ya estará lista.

10 Ya está todo listo, sólo queda mezclar y servir. Remueve bien la pasta para que no se quede ninguna espiral sin salsa. Una vez esté todo bien uniforme, será el momento de servirlo en la mesa.


No te pierdas nada siguiéndome en Facebook https://www.facebook.com/lascosasdelorenaymas